El verdadero poder

«Suecia retira su apoyo a la independencia del Sáhara para que Ikea pueda abrir tienda en Marruecos». Noticia de Europa Press de la que se hace eco el diario Público. No sé si otros medios de comunicación lo han reflejado, creo que no. Sigue flotando el miedo en los despachos de decisión de los que tienen la obligación de informar al resto de mortales de lo que se cuece en cada fogón. Pero no. El poder económico es el que prevalece sobre cualquier decisión a la hora de publicar una noticia. No se engañen. Ningún medio de comunicación escrito, hablado o televisado, les informará de algo que el poderoso cliente no quiera.

Nada nuevo bajo el sol. Pero es curioso, ¿verdad? Digo lo de Ikea. Imagínense el poder que tiene para que el gobierno sueco cambie de actitud. Casi nada. No les extrañe que los medios de Alacant le hayan dedicado centenares de páginas deshojando la margarita si viene o se va a otra ciudad. Poder en estado puro.

Otra perla. Esta vez de la mano del periodista Luis Landero, que no se anduvo con remilgos cuando publicó en eldiario.es que «lobbies, y muy poderosos y sofisticados, los hay en todos los países, incluido España. Pero todos ellos actúan discretamente, casi clandestinamente. Porque casi ninguna legislación nacional, aunque tampoco la prohíbe expresamente, reconoce su función primordial, que es la de influir en el poder político a fin de que éste decida en el sentido que a ellos les interesa».

La verdad es que deberían ser las empresas, lobbies o capitalistas con mando en plaza, las que tendrían que presentarse a las elecciones. Y no los partidos políticos. Presidentes de bancos, de petroleras, eléctricas, textil y todo lo que se les ocurra, los que habrían de hacer campaña y proponer a los ciudadanos lo que piensan hacer con el dinero que cada uno tiene en su cuenta corriente para pagar los servicios que les van a prestar. Pero es mucho más cómodo utilizar a los partidos políticos como caballos de Troya. Es más práctico estar en penumbra. Ver sin ser visto. Pero mandando.

¿Quién manda en España? Dicen algunas lenguas que el Banco Central Europeo. Otros piensan que el Gobierno, o el Rey. No me atrevo a desvelar la incógnita. Se decía hace años que el poder lo tenía la Iglesia y los bancos. ¿Ha habido algún cambio?

Publicado en elmundo.es el 19 de Enero de 2016

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *