Santa Faz. La Peregrina

Con guión mio y dirección de Domingo Rodes, el documental se realizó en el año 2009, producido por cinco productoras alicantinas y co-producido por Canal Nou, que lo ha estado emitiendo desde entonces hasta el cierre de RTVV. La presentación oficial se hizo el 20 de Abril de ese mismo año en el Club Información.

Reproducción de algunos de los artículos que se publicaron en la página web del Club Información  con motivo de la presentación del documental, por la periodista Juani Hernández. En ellos se cuenta detalladamente los pasos dados en la producción de este proyecto.

UN MILAGRO DE CINE 

LA TRADICIÓN DE SEIS SIGLOS DE LA SANTA FAZ, POR PRIMERA VEZ EN UNA PELÍCULA

Si Jesucristo es la figura más fotografiada de la historia del cine, el Milagro de la Lágrima es la tradición más querida y venerada por los alicantinos. Y, por primera vez, van a poder ver en una película el devenir de los acontecimientos relacionados con este episodio de fe desde que mosén Pedro Mena se trajo de Roma el lienzo con la faz de Cristo, que había salvado a Venecia de la peste, hasta la actualidad en una película de 25 minutos de duración dirigida por el alicantino Domingo Rodes.

La obra, un docudrama que combina una recreación histórica de esta tradición desde sus inicios, hace seis siglos, con imágenes de la Peregrina que se celebra cada año el segundo jueves siguiente a la Semana Santa, se podrá conseguir gratuitamente en formato DVD el miércoles 22 de abril, un día antes de la Romería, al adquirir el diario INFORMACION. Se trata de una oportunidad inmejorable para llevarse a casa nuestra historia más cercana, anclada desde hace muchas generaciones en el corazón de las familias alicantinas, contada de forma amena y fidedigna.

El proyecto de rodar la película, que lleva por título «La historia jamás contada. Santa Faz-La Peregrina» nació hace tres años. Desde entonces, el cineasta alicantino Domingo Rodes lleva macerando esta idea, un producto audiovisual complicado al tener tratamiento de película y mezcla de dramatización. Antonio García, de la empresa audiovisual Galdare Levante, impulsor de la iniciativa y productor de la cinta, lo define como docudrama, un género nuevo con el estilo y el nivel de producción de una película, además 100% alicantina.

Si bien ya en la pasada edición de la Peregrina el equipo técnico grabó cuatro horas de imágenes, que les han servido para seis minutos de película, fue en octubre cuando comenzó la preparación del film. El guionista, Joan-Vicent Hernàndez, buceó en distintas fuentes para elaborar un texto lo más ajustado posible a la historia de la Santa Faz y para ello contó con el asesoramiento religioso del Obispado de Alicante, que leyó el guión y dio el visto bueno tras comprobar que los hechos contados son veraces. «La Diócesis nos dio permiso absoluto para rodar en cualquier localización eclesiástica, algo que no es fácil», apunta Domingo Rodes. De este modo pudieron entrar hasta en el convento de clausura de la Santa Faz, en cuyo camarín se custodia la Reliquia, para grabar la Torre Vigía. Y otro tanto ocurrió en el altar mayor y en la capilla de la iglesia de Santiago de Orihuela, o en la pequeña ermita de Sant Joan situada al lado del cementerio.

La película, que el periódico distribuirá en toda la provincia, arranca con la Santa Verónica secando el rostro de Jesús, que va camino del Calvario agobiado por el peso de la cruz, con una tela de fino hilo o gasa. La mujer dobló ese lienzo, con la faz ensangrentada impresa, en tres partes, una de las cuales se venera el Alicante. Los actores Beatriz Santillana y Kike del Río encarnan a la Verónica y a Cristo y encabezan un elenco totalmente alicantino, uno de los alicientes de la cinta, según su director, porque gracias a la colaboración de La Ciudad de la Luz han podido contar con profesionales de la tierra para todas las fases de la producción.
Según la tradición, y así se relata en la película, el paño sagrado permaneció en Jerusalén hasta el siglo VI, cuando los cristianos se lo llevaron a Chipre para protegerlo de las invasiones musulmanas, y de allí pasó a la iglesia de Santa Sofía de Constantinopla para veneración de los fieles. Cuando los turcos tomaron la ciudad, los hijos del emperador Constantino XII huyeron a Roma con distintas reliquias, entre ellas la Santa Faz, y las entregaron al Papa Nicolás V. Otro pontífice, Sixto IV, la envió a Venecia durante una gran epidemia de peste, ya en pleno siglo XV, y de vuelta a Roma la guardó un cardenal en su oratorio privado. Poco después el sacerdote Pedro Mena, encarnado en la película por Roberto Mira, viajó a Roma y el cardenal le regaló el Sagrado Lienzo al ser nombrado cura de Sant Joan y le encomendó su veneración. Pero, como recrea Rodes, el sacerdote, tras atravesar el Mediterráneo con la Reliquia en sus manos, la guardó en el fondo de un arca. Al abrirla encontró el lienzo desplegado y lo colocó sobre una tabla quedando expuesto al culto.

La producción muestra cómo en 1489 unas pocas personas salieron en rogativa portando la Santa Faz desde el pueblo de Sant Joan hasta el santuario de Nuestra Señora de Los Ángeles, en Alicante, para pedir que lloviera ante la sequía que asolaba los campos. Fue la primera romería. El padre Villafranca, que portaba la Reliquia, sintió un enorme peso al poco de comenzar y una lágrima rodó por el rostro de la Santa Faz. He aquí el primer milagro. Impresionados, repitieron la peregrinación al viernes siguiente, ya más numerosa. En su transcurso «el cielo se puso negro (como en la gota fría), estalló un relámpago en forma de cruz y empezó a llover», relata el hilo argumental de la película, que ha contado para el off con una de las mejores voces del país, Camilo García, un actor de doblaje que «traduce» al castellano los personajes que interpretan en el cine Harrison Ford, Gerard Depardieu o Anthony Hopkins. Todo un signo de calidad para esta obra sobre el Milagro de la Lágrima.

Precisamente en el lugar dónde la Reliquia «lloró» se levantó un templo con dependencias para la orden de San Jerónimo, que fue la primera que custodió la Reliquia, por pocos años, ya que enseguida llegaron cuatro religiosas clarisas, que son las que hoy la siguen guardando. Este templo, como se ve en la película, se declaró en ruina y fue demolido en 1748, levantándose el actual con su espléndida fachada barroca. En 1766 fue allí depositado el lienzo (reducido en tamaño debido a los trozos que se cortaban para las familias nobles) dentro de un relicario con la imagen de una Santa Faz delante y la Virgen María detrás, donde se custodia desde entonces. El monasterio, y con él la Reliquia, pasaron a manos de Alicante al segregarse la villa de Sant Joan en el siglo XVIII, como recoge en un libro el cronista Federico Sala Seva, una de las fuentes del guionista.
Cada año la imagen sale para la misa de la romería, siguiendo un protocolo del siglo XVII. Los alicantinos caminan desde la capital o desde otros puntos de la provincia para venerar a la Reliquia, «un imán para seres que buscan su destino», como precisa muy bien Camilo García en el off. Con imágenes de la Peregrina culmina esta película en homenaje a la fe, tradición y fiesta de la Santa Faz.

En enero se rodaron, en escenarios de la provincia, los más de 500 planos que se necesitaron para contar la historia, y en los últimos meses se ha desarrollado el proceso de post-producción digital para realizar el montaje, mezclando imágenes (en cada segundo de vídeo hay medio centenar), infografías, banda sonora y efectos especiales de animación en 3D para conseguir una alta definición y la mejor resolución. El producto final es un relato de nuestra tradición «como un cuento» con imágenes fijas y recreaciones, ensamblando de forma amena pasado y presente, y poniendo caras, escenarios y voces a una tradición oral y escrita que ha pasado de generación en generación pero que echaba de menos un relato histórico, en un reto «ambicioso y arriesgado porque ?apunta Rodes? nos hemos trasladado a la época de la historia y la leyenda buscando que todos los alicantinos conozcan el origen».

La película estará en los quioscos el 22 de abril con INFORMACION, «porque nuestra intención era divulgar el trabajo de la forma más amplia. Es un valor añadido al producto contar con el aval del diario», precisa Rodes. Además de relatar de forma amena la historia alicantina de siglos, director y productor pretenden que la película sea un elemento pedagógico que «emocione, algo difícil y una gran responsabilidad al ser una historia que afecta a la fe y el espíritu de las personas y a lo que cada uno siente e imagina». También se hará un pase en Alicante, se proyectarán trailers en informacióntv y se ha presentado en la Feria internacional de cine y televisión de Cannes. Con 150.000 euros de presupuesto, patrocina Generalitat Valenciana-Ciudad de la Luz. Producen Galdare Levante, Jaibo Films, Visualsonora, Mediterranea de audición y Easy Tax, coproduce RTVV y colaboran los ayuntamientos de Alicante y Sant Joan, Concerto e INFORMACION.

UN EQUIPO DE 188 PERSONAS CON «PEDIGREE» ALICANTINO

En el rodaje de «La historia jamás contada. Santa Faz-La Peregrina» ha participado un equipo de 188 personas, delante y detrás de la cámara, así como en las tareas de post-producción. La mayoría de los actores son de la tierra, y entre ellos se encuentran la docena que desempeñan los papeles principales de la película, y alrededor de un centenar de figurantes. El equipo se completa con los técnicos, cámaras, maquilladores, peluqueros, encargados de vestuario y demás. «Estoy muy contento de este pedigree alicantino y de contar con profesionales de la tierra de todos los oficios del cine para recrear historias de Alicante», afirma Rodes. La obra  ha requerido también de un gran trabajo de pre-producción para preparar la ficción, y el rodaje se inició en la romería del pasado año con la distribución de grúas y cámaras en todo el recorrido, desde las siete de la mañana hasta el anochecer.

El rodaje puro y duro se realizó el pasado enero, con intensos días de grabación, de sol a sol, por ajustes de tiempo y producción. Buscar las localizaciones también llevó al equipo algún tiempo, y finalmente se decantaron por interiores en la iglesia de Santiago de Orihuela para recrear los escenarios de Roma, el Palau Comtal de Cocentaina y el Castillo de Santa Bárbara de Alicante, así como la parroquia de Los Ángeles, también en la capital de la provincia, mientras que los exteriores se rodaron en Sant Joan d´Alacant y en la partida El Sabinar de San Vicente del Raspeig, «una localización muy interesante, desértica, que recrea la magia de la época». Una magia que se ha buscado especialmente en la realización de las escenas marítimas porque «el problema de las películas de época es la decoración, el atrezzo, la figuración…Hay que fabricar detalles, vestuario religioso, adaptar carros…».

Durante once horas diarias rodaron planos sufriendo jornadas complicadas en lo meteorológico puesto que grabaron exteriores coincidiendo con los días de mayor viento registrados en los últimos años en la provincia, con rachas de 80 kilómetros hora y temperaturas de cuatro grados, de lo que Rodes sacó secuencias positivas «porque el frío y el aire daban a la cara de los actores un semblante de cansancio muy apropiado». También se han rodado planos en los estudios de Ciudad de la Luz y en sus exteriores, y en las instalaciones de Terra Mítica. En cuanto al montaje, se ha realizado en estudios alicantinos y la banda sonora es obra de dos músicos de Villena, Juanjo Bosque y Francis J.

CINCO SEMANAS CON LA SANTA FAZ

Arte, historia, leyenda y tradición se mezclan en cada uno de los pasos que ha dado el Santo Lienzo hasta llegar a ser uno de los iconos más representativos de la fe cristiana. Cuenta la leyenda que La Verónica lo dobló en tres partes (…) Esta es la breve crónica de su periplo a través de los tiempos, siempre bajo el prisma de lo que los cronistas han ido plasmando en sus escritos». Con esta pincelada se presenta, en su propia carátula, la película «Santa Faz, la Peregrina», un filme sobre el origen y el devenir histórico de la Reliquia venerada por decenas de generaciones desde que el padre Pedro Mena se la trajo de Roma regalo de un cardenal cuando fue nombrado por el Vaticano sacerdote de Sant Joan.

El cómo nació la tradición del Santo Lienzo (el fino velo con que la Santa Verónica secó el rostro de Jesús camino del Calvario, como así se observa en los primeros fotogramas, de un dramatismo intenso) y el por qué de su presencia en tierras alicantinas se convierten asimismo en el punto de partida de la película. Subtitulada «La historia jamás contada», son 25 minutos de ficción histórica producto del trabajo de un equipo de actores, figurantes, maquilladores y técnicos alicantinos dirigido por el cineasta Domingo Rodes, que se empleó a fondo durante cinco semanas preparando todo lo necesario para grabar las distintas escenas con el mayor realismo posible. Porque, pese a ser un documental de ficción, tiene, afirma su director, la logística y problemática de un largometraje. «Hubo que buscar localizaciones, elaborar vestuario, diseñar y confeccionar el atrezzo, elegir actores y extras, y cuidar todos los detalles de una producción histórica para ser lo más fieles posible».

Los responsables de dirección, producción y fotografía estuvieron cinco días eligiendo exteriores, y para ello recorrieron la provincia hasta encontrar los escenarios más apropiados, entre ellos el Castillo de Santa Bárbara o el Sabinar, en San Vicente. Asimismo, obtuvieron permiso de la Diócesis para rodar en templos e iglesias de Orihuela, Alicante, Sant Joan, y en el propio monasterio de Santa Faz. Y contaron con el asesoramiento del Obispado para el guión. Para recrear con la mayor fidelidad el ambiente y los personajes del siglo XV, se inspiraron en grabados y cuadros de la época. Y todo ello les llevó su tiempo. «En cine cuantas más semanas haya de preparación tanto mejor para que el rodaje sea un éxito».

El rodaje puro y duro se realizó en ocho días, con jornadas maratonianas de once horas (que daban para tres minutos de película) en pleno mes de enero, y no faltaron el frío y el fuerte viento, especialmente en la grabación en exteriores, con recursos técnicos para escenas como el Milagro de la Lágrima o la levitación del sacerdote. Valores añadidos son la gran cantidad de figurantes que han trabajado en el filme, la mayoría alicantinos, como el resto del equipo, integrado por 188 personas, y la participación de Camilo García, el actor que dobla en el cine a Morgan Freeman o Anthony Hopkins, una de las mejores voces del país, que «más que narrar, interpreta la película, y es estupendo».
El filme culminó en la fase de postproducción y montaje en los estudios de la Ciudad de la Luz de los más de 500 planos rodados, infografías, efectos especiales en 3D y una música «inspiradora», obra de Juanjo Bosque y Francis J, «que acompaña al espectador y crea una atmósfera definitiva».

DOMINGO RODES – Director de «Santa Faz. La Peregrina»:

«ES UN TRABAJO DIFÍCIL HECHO CON GRAN ENTUSIASMO»

El director de «Santa Faz. La Peregrina», con 25 años de experiencia en el mundo del cine, reconoce que ha trabajado con una «responsabilidad especial» en la realización de esta película. «Da más miedo cuando ruedas en tu casa y más una producción de este calibre y que despierta tanta expectación, supone un esfuerzo añadido. Es especialmente difícil ser profeta en su tierra». En este sentido, destacó sobre la tradición de la Santa Faz que «han pasado más de 500 años y es algo inamovible para mucha gente». Como ejemplo citó la devoción durante la salida extraordinaria de la Reliquia en el 50 aniversario de San Nicolás.
Rodes ha dirigido a lo largo de su vida profesional dos largos, ocho cortos, series de televisión, publicaciones, y medio centenar de documentales, el último «La belleza del cuerpo», sobre el Discóbolo de Mirón, rodado en Grecia para la exposición que inauguró la reina en el MARQ. Sin embargo, admite que este trabajo sobre la Santa Faz ha sido el más difícil «porque despierta muchas pasiones. Hemos intentado que sea una película amena y a la vez un elemento pedagógico, pero que emocione. La verá mucha gente, y algo que afecta a la fe, al espíritu, y a lo que cada uno imagina, mostrarlo en pantalla es una gran responsabilidad». Pese a ello ha disfrutado especialmente de este trabajo, de lo que se dio cuenta durante la etapa de edición al ver los más de 500 planos grabados. «Dentro del tempo histórico -prosigue- quería tener la mayor variedad posible y en sentido conceptual me lo planteé como si estuviera contando un cuento, con un principio y un final hilando cosas. Es una bonita historia contada en no demasiado tiempo para que todo el mundo la entienda mejor».
El rodaje, precisó, fue costoso desde el punto de vista económico «porque dentro del formato de documento histórico es una superproducción». Y destacó la conexión del equipo en todas las fases del rodaje. «Una película vale lo que vale el equipo y creo que todo su esfuerzo se verá en la pantalla».

JOAN-VICENT HERNÀNDEZ MAS – Autor del guión

«NO SE TRATA DE INVENTARNOS NADA PORQUE ES UNA HISTORIA DE SIGLOS»

Si el director de la película empezó hace tres años a preparar el proyecto, Joan-Vicent Hernàndez comenzó a esbozar el guión hace dos. Aunque a la hora de componer la narración audiovisual de la tradición de la Santa Faz «no se trata de inventarnos nada porque la historia está y es de siglos», pretendían darle un aire nuevo abriendo nuevas vías de conocimiento de una de las más arraigadas creencias alicantinas. Algo que creen que han conseguido con el novedoso formato de película y la forma de contar los hechos, desde su inicio y con detalles para algunos poco conocidos. Por ejemplo, que la Santa Faz es el rostro de Cristo impreso en un lienzo con que la Verónica le secó en el Calvario, que la historia habla de que la mujer dobló la tela en tres partes dando lugar a tres faces (conservadas en Alicante, Jaén y Roma) o que el lienzo está dentro de un relicario, donde se apostó por conservarlo porque en una época se cortaba en trozos para las familias nobles.

El guionista ha pretendido contar de forma didáctica y atractiva cada paso, cada episodio, ilustrados después con las imágenes de la película, «muy trabajadas», para acercar al público alicantino «con sencillez y emotividad» a comprender el significado de la tradición, con todo lujo de detalles y una dramatización acorde a la época. «El objetivo es que todo el mundo pueda conocer la historia sin decantarnos por ningún aspecto». A la vez calificó de «gratificante» escribir «sobre temas de Alicante y contribuir a difundir sus costumbres y tradiciones de modo ameno, y con un soporte cinematográfico. Porque la imagen tiene poder y convence». Como la voz conductora, perteneciente al actor de doblaje Camilo García, o los silencios «a veces más importantes que la propia narración. En la película tenemos de todo un poco».

ACTORES DE FE

Un trabajo fue fundamental para dramatizar, de forma creíble y fiel, «La historia jamás contada», la primera película sobre la historia de la Santa Faz, que INFORMACION regalará mañana en la víspera de la tradicional romería. Los lectores se llevarán gratis a casa el filme, en formato DVD, que tendrá una distribución provincial. Para rodar los más de 500 planos necesarios para contar la historia en 25 minutos de metraje fueron necesarios alrededor de un centenar de actores, entre papeles protagonistas y extras.
El casting comenzó en noviembre del año pasado y acabó en enero. El director de la obra, Domingo Rodes, recurrió a la agencia de una de las empresas productoras de la película, que tenía un «banco de datos» de actores y actrices. Buscaban rostros «que pudieran adaptarse a la época, más rústica, y con huellas del tiempo marcadas en la cara», gente mayor expresiva, pero también jóvenes y niños.

Para el papel de Cristo eligieron a Kike del Río, un joven actor de teatro residente entre Altea y Madrid con mucha fuerza dramática, tras ver a varios candidatos de entre 32 y 35 años, con rostro delgado. Del Río soportó los 30 kilos de peso de la cruz a cuestas durante la escena rodada en el Castillo de Santa Bárbara y también llevó una corona de espinas que se le clavaban y le causaron heridas. «Con el maquillaje que simulaba la sangre y el sudor, su expresión era increíble, alucinante. Se metió tanto en el papel que nos puso la carne de gallina y dio mucha fuerza a todo el equipo porque vimos que en una escena tan contada en la historia del cine transmitía mucho».
Beatriz Santillana, una jovencísima actriz que lucha por abrirse paso en la industria del cine, consiguió una Verónica muy expresiva, y para el padre Mena, que se trajo la Reliquia desde Roma, regalo del Vaticano, optaron por Roberto Mira, un actor de teatro «con un look a Sean Connery y una presencia que impresiona».

Las localizaciones para los exteriores las buscaron durante varias semanas, especialmente el paraje más adecuado para la época de sequía en la que se produjo el Milagro de la Lágrima, en donde hoy se levanta el Monasterio de Santa Faz. Buscaron en Tángel, en el Monnegre, fueron a Los Arenales, y se decidieron por la partida de El Sabinar, en San Vicente del Raspeig, «un lugar de difícil acceso pero que daba la sensación de lo que buscábamos». Rodes se documentó sobre Jerusalén y pensó que la fortaleza de Santa Bárbara era «lo más parecido al Gólgota que encontramos», de ahí que se eligiera para el camino al Calvario. También grabaron en una ermita de Sant Joan próxima al cementerio, «que no es de aquella época pero tiene un camino de tierra», apropiado para carros y caballos. Y otras secuencias las rodaron en exteriores de Ciudad de la Luz.
La Diócesis les dio permiso para visitar interiores y eligieron la capilla de la comunión y anexos de la sacristía de la iglesia de Santiago en Orihuela para recrear Roma, y la iglesia de Los Ángeles, en Alicante, donde hay varios murales antiguos con los milagros de la Reliquia. Y pudieron entrar en el camarín y en el convento de clausura de la Santa Faz para grabar desde dentro la Torre Vigía, y en el templo pudieron ver un precioso huerto de naranjos. Los interiores del Palau Comtat de Cocentaina sirvieron para emular las dependencias privadas del cardenal de Venecia.

Otro valor de la película es el actor de doblaje que conduce la historia, Camilo García, uno de los mejores de la industria cinematográfica del país, que pone la voz a Anthony Hopkins, Morgan Freeman, Harrison Ford, Gerard Depardieu o Harvey Keitel, que más que narrar la película la interpreta. «Santa Faz. La Peregrina» culmina con la banda sonora de los músicos de Villena Francis J. y Juanjo Bosque, inspiradora y atmosférica que acompaña a las imágenes que se mezclaron en estudios de Visual Sonora, Galdare y Ciudad de la Luz.

2009

Guionista

10 Comments

  1. erotik izle Reply

    C’est en réalité une information agréable et utile. Je suis convaincu que vous venez de partager ces informations utiles avec nous. S’il vous plaît, gardez-nous au courant de ceci. Merci d’avoir partagé. Nerti Nathanial Pricilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *